31 de mayo de 2016
México 2008: Punchline vs. Flow
Juan Ortelli nos da los detalles: Enfrentamientos de estilos, freestylers pensando como samuráis, un público difícil de entretener y el perfume de la venganza.
México 2008: Punchline vs. Flow

Fue la Final Internacional con más nivel de la primera etapa de Batalla de los Gallos. Enfrentamientos de estilos, freestylers pensando como samuráis, un público difícil de entretener y el perfume de la venganza… Todo ocurrió una noche en el museo

Por Juan Ortelli



La mañana de la Final Internacional de 2008 en México, MCKlopedia estaba en una de las mesas del buffet del hotel, el Meliá del Paseo de la Reforma. Venezolano, cuatro meses antes había competido en España, donde estudiaba producción de sonido, convirtiéndose en uno de los primeros freestylers en meterse en una Final Nacional de Batalla de los Gallos como extranjero. MCKlopedia (Ramsés Menesses, 23) ganó la regional de Madrid ese año, todo un hito, dejando la frase “ganó el venezolano” sonando en el aire, y era julio cuando compitió en la final española en Barcelona, donde perdió en primera ronda. Entonces se cambió el nombre a Vendetta y, obsesionado con ganar, voló a Venezuela; en Caracas se presentó en la Nacional en agosto y llegó hasta la final, pero volvió a perder, en un fallo muy criticado contra Engel Armas. Se quedó ahí, frustrado y enojado, y así estaba cuando a finales de octubre recibió un llamado de Red Bull: Engel Armas no había conseguido a tiempo su pasaporte, así que lo esperaban en México, donde la mañana de la Final Internacional, el 22 de noviembre de 2008, mientras desayunaba con una acidez que lo estaba torturando, me contó cómo había decidido cambiar su nombre de MCKlopedia a Vendetta para esta batalla y me dijo que había estado leyendo El arte de la guerra, de Sun-Tzu, un libro milenario de tácticas y estrategias de combate. “Yo sé cómo rima alguien sólo con ver cómo pone los pies en la tarima”, dijo.

En la cuarta edición consecutiva de Batalla de los Gallos ya estábamos frente a una generación de freestylers que habían crecido con este torneo; algunos de ellos se convertirían en leyendas. En España, por ejemplo, en la Final Nacional de ese año compitieron Skone (que sacó a MCKlopedia en primera), Chester e Invert (Campeón Internacional en 2014), que cayó en la final contra Piezas. En México, Red Bull filmó un documental  durante las regionales (está en YouTube), que por primera vez se hicieron en distintos puntos del país: Ciudad Obregón, Guadalajara, Monterrey y Distrito Federal, además de la Final Nacional que fue en Tijuana. Ahí estaban Eptos One, T-Killa y Sipo, pero además este año debutaron nuevos nombres, como Aczino (fue su primera competencia individual), Danger o Hadrián.

Serko Fu, MC del grupo mexicano Caballeros del Plan G que fue host en esa Internacional, estuvo como jurado en las regionales de su país y recuerda bien cuando lo vió llegar a Hadrián con unas bermudas, sneakers de b-baller y su boca ancha repleta de punchlines. “Me acuerdo muy bien de Hadrián. Era muy calladito, muy modosito, y de repente les calló la boca a todos y de la nada llegó a la final”, dice Serko ahora. “Yo pensaba: ‘¡¿De dónde salió este vato?!’”

México 2008 fue la batalla con más liga, más nivel de esta primera etapa de Batalla de los Gallos. (En 2009 la BDLG se celebró con un formato batalla de campeones, donde compitieron los gallos ganadores de los años anteriores y de España en un evento que Red Bull llamó “La Batalla Final”, y después entró en un impasse de tres años; recién hubo otra final con estas características cinco años más tarde, en Argentina 2013.) “En México se enfrentaron por primera vez en una Final Internacional punchline vs. flow”, dice Mustafá Yoda, el MC argentino –pionero del freestyle en su país y fundador de la crew de freestylers Sudamétrica– que estuvo en el jurado. Se refiere a una batalla que se dio en Cuartos de Final, MCKlopedia (el flow) contra Piezas (el punchline), una especie de final anticipada que quedó en la historia como una de las mejores batallas de todos los tiempos en habla hispana.

La noche del 22 de noviembre era una noche helada en el patio del Museo Anahuacalli, “un lugar majestuoso”, dice Serko. De piedra volcánica, creado a comienzos de los 60 por el maestro Diego Rivera y Frida Kahlo para contener la enorme colección de arte prehispánico de Rivera, la construcción que se alzaba a espaldas del jurado imitaba un teocalli, una “casa de los dioses” en la cultura teotihuacana y azteca. “Hasta entonces, el hip-hop en México no había llegado a recintos de este tipo”, sigue Serko. Red Bull estaba imponiendo un nuevo criterio que se volvería una de las marcas de este evento: sacar Batalla de los Gallos de las galleras e intervenir spots claves de la ciudad donde se realice la edición. “Ahorita ya es más normal que se vea un festival en algún lugar histórico de México.”

Resumen de la Final Internacional 2008. Cortesía del canal de YouTube 4x4HipHop

Esa noche compitieron trece freestylers, porque MC 2-N de Bolivia y 3 Segundos de Perú no se presentaron, y Cuba le negó el permiso de salida por segundo año a El B, del controversial grupo Los Aldeanos. El B se refirió a este episodio en el track “La naranja se picó”, donde rapea: “La herida cada vez más crece/Batalla de los Gallos ya he ganado y me han frustrado la final dos veces/Será que me temen todos esos mequetrefes o será que no dediqué mi triunfo al Comandante en Jefe”.

Link One, el Campeón Internacional 2007, cayó en primera ronda contra MCKlopedia, que ahora era Vendetta, sumando a la teoría de que en BDLG los campeones defensores siempre caen en primera. Aunque Link estaba mal de la garganta ese día, no fue fácil para Vendetta: desde que entró a la prueba de cobardía (un minuto de presentación obligatorio) el público empezó a gritarle “¡Cepillín! ¡Cepillín!”, por un supuesto parecido con un payaso célebre de la época en México. El lugar estaba repleto: había 2.500 personas en las gradas alrededor del escenario y otras 2.000 afuera, queriendo entrar, y hablamos de un público difícil. “Me acuerdo que decíamos ‘parece Lucha Libre’, porque en México en la Lucha Libre hay gente que sólo va a gritar: ‘¡Quiero ver sangre! Y sólo quieren destrucción”, recuerda Serko.

En Cuartos de Final, Vendetta se enfrenta a Piezas, que había pasado la primera sin competir (le tocaba con 2-N). Vendetta sale con todo el arsenal, representando al flow pero metiendo dos punchlines ahí donde los demás con suerte metían uno. “Me toca competir contra el Piezas/El adorno de mi colgante es el cráneo de tu cabeza”, suelta en combo con otra rima que dice señalando la fachada del Museo: “Esta viene directo para el combate/Allá está el edificio: lánzate y suicidate”. Le da un minuto entero con el mismo voltaje: que lo va a enterrar junto a la tumba de Franco, que los raperos sin talento usan botas Dada como las que lleva puestas… Pero Piezas arranca su primer minuto aprovechando lo de Cepillín para llevar agua a su molino: “De lo que has dicho hermano no te hago ni caso/Si todo el público ya sabe que eres un payaso”, le dice. Alrededor de la tarima, una steady-cam montada arriba de un riel circular toma de cerca la acción. El primer minuto de Piezas es bueno, tirando punchlines sobre la estética y el estilo de su rival, pero en el segundo minuto se vuelve redundante y el público no tarda en chiflarlo.

Piezas vs Vendetta - Final Internacional 2008

Cuando DJ Jonta –también de Caballeros del Plan G– suelta la pista, Vendetta entra a su segundo minuto y dinamita ese asunto de Cepillín: “Yo soy un payaso… El payaso de este pueblo”. Sin embargo, el jurado integrado por Mustafá, Eric El Niño (el primer Campeón Nacional de México), el MC español Juaninacka, el músico puertorriqueño Siete Nueve y el periodista local Feli Dávalos, concede una réplica, y Vendetta aprieta los dientes. Le da su opinión de por qué lo bajaron en primera ronda en Barcelona y de por qué ahora la batalla sigue, con la rima más festejada: “Hay réplica porque españoles son los jueces”.

De forma inusual, la réplica se extiende una segunda vuelta, y Vendetta se saca toda la frustración, el enojo por lo que le pasó en España (“Lo que me hicieron a mi en España”, dice él mientras rima), y en su último punchline le grita al cielo por qué por esta vez su nombre es Vendetta: “…Y esto no se va de confianza”, dice, “Vendetta significa… ¡Venganza!”

Después de ganar esta batalla histórica contra Piezas, que tendría su revancha un año después (en La Batalla Final, con el mismo resultado), Vendetta enfrenta a Mena, el colombiano, que lo deja fuera de competencia tras la réplica, en un fallo imposible: el nivel del venezolano era ampliamente mejor, improvisando en one-two y otras estructuras. “Yo voté siempre por MCKlopedia”, dice Mustafá hoy. D Flow, el campeón de Paraguay que compitió esa noche y perdió contra Mena en primera ronda, hace otra valoración del colombiano. “Mena estaba tranquilo, no le afectaba lo que le decías”, dice. “Entró con su toque caribeño y no tenía un superflow, pero tenía las palabras exactas para ganar una batalla en aquel entonces. Luego le tocó Hadrián en la final, donde se desinfló un poco. Fue como que dijo: ‘Yo hasta aquí llegué’, porque igual era complicado Hadrián.” 

Adrián Gabriel Salguero, MC Hadrián, tenía 25 años la noche que se coronó campeón en la Final Internacional de BDLG 2008 bajo una lluvia de plumas blancas. Aunque llevaba tres años metido en el freestyle del DF, no era conocido en la escena. Unos días antes de la batalla había dicho que improvisar para él era “como vivir el nirvana”, y también: “Le deseo mucha suerte a todos mis contrincantes, porque el éxito es mío”. Hadrián tenía un perfil bastante singular para el rap de aquella época: tenía una licenciatura en Comercio Internacional y un máster en Recursos Humanos; por la mañana cumplía con una rutina de running y casi todos los días iba a la biblioteca, a darle de comer a su vocabulario.

De perfecto desconocido en las regionales de México a convertirse en uno de los favoritos de la Final Internacional ese año, con MCKlopedia y Piezas: la impresionante parábola de Hadrián en 2008 se completó esa noche en el Museo, donde les ganó al Pope, de República Dominicana (otro de los exponentes fuertes de ese año), Código de Estados Unidos, Basek de Chile y Mena, en la final, convirtiéndose en el primer freestyler en coronarse Campeón Internacional siendo el local. Sin embargo, esta fue una de las finales más deslucidas que se han visto en BDLG: Mena, que representaba el estereotipo de rapero gangsta centroamericano, no tuvo nada para hacerle frente a Hadrián, y el público lo chifló durante sus dos minutos completos. No hubo réplica y Hadrián se llevó el cinturón por voto unánime del jurado, pero durante años se discutió si se había preparado las rimas. “No sé si llevó las rimas preparadas”, dice Serko, “pero sí se vio como el más preparado para la final, porque el güey tenía algo para decirle a sus rivales sobre la economía o la política del país que fuera, ¿me entiendes? O sea, desconozco el grado de estudios de los demás, pero se sentía ahí un street knowledge del vato” .

La mañana después de la batalla, en uno de los sillones del lobby del Meliá, Hadrián contaba que su victoria le había costado su relación con la novia que tenía en esa época: “Yo me separé por esta batalla. Le dije: ‘Si yo no compito, y me quedo contigo, tarde o temprano vamos a terminar’. Fue a verme anoche, aunque todavía no volvimos a hablar”. En otra parte del mismo hotel, desayunando se encontraron MCKlopedia y Serko. “La gente estaba bien dura”, le dijo MCKlopedia al host del evento. “¡Hasta a ti te querían reventar!”

Documental de la Batalla de los Gallos 2008. Cortesía del canal de YouTube TransistorTV

¿Te gusto este artículo? ¡Te recomendamos que veas el análisis de Venezuela 2007: ¡Sin Piedad!

Últimas noticias
Estate siempre al tanto de todo lo que sucede
Ver todas
Si te ha gustado este contenido,
ahora puedes disfrutar de muchos más
Regístrate
Utilizamos cookies para que tu experiencia tenga mucho flow. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas su uso. Para más información haz clic aquí