23 de agosto de 2016
Barcelona 2014: Freestyle Olympics!
Motivados por el recuerdo de los Juegos Olímpicos del 92, los Gallos libraron una final histórica.
Barcelona 2014: Freestyle Olympics!

El recuerdo de los juegos del 92 puso en clima a MCs de siete países para una final histórica, pero en la primera ronda Invert eligió competir contra Aczino y su decisión cambió el destino y polarizó a los fans tras un veredicto polémico. Todavía hoy persiste la duda: ¿Quién ganó realmente esa batalla?

Por Juan Ortelli


Era una mañana sin nubes cuando los dos helicópteros pasaron sobre el teatro griego. Invert, que había perdido ahí la final española contra Piezas en 2008, pensó: “Barcelona me está dando una segunda oportunidad”. Iba con Carlitos de Perú y BigKilla de Colombia en uno de los helicópteros, y aunque era el local se había sentido visitante desde el primer momento, cuando el día anterior en el aeropuerto, recién llegado de Barakaldo, con el primero que se había encontrado había sido con Aczino, de México. 

“De entrada me di cuenta de que me querían destruir”, dice Invert ahora. Ya tenía 30 años, había estado en cuatro finales nacionales hasta por fin conseguir su pase a la Internacional, y menos él, todos los competidores venían de Latinoamérica. Pero esa mañana, un día bastante primaveral para ser prácticamente noviembre en Barcelona, Invert por un momento olvidó toda la presión. “Mi mente desconectó”, recuerda. “En ese momento disfruté: iba en un helicóptero volando sobre Barcelona.”

En el otro helicóptero, el piloto estaba haciéndose un poco el gracioso. Hizo un par de piruetas en el aire y se rió por los auriculares mientras, sintiéndose asustados y apenados al mismo tiempo, Aczino, Kaiser de Chile, Sony de Argentina y Oze de Panamá pensaron que “era un hijo de puta”. Era el día antes de la Final Internacional de Batalla de los Gallos 2014 y para Mauricio Hernández González, a.k.a. Aczino, que se había criado en una familia de deportistas amateurs, era muy significativo que todo esto estuviera pasando en Barcelona. “Iba a ser histórica esta edición”, dice él, que iba sentado adelante, de copiloto. “Eran como las olimpíadas de Barcelona.” 

En 1992, los Juegos Olímpicos de Barcelona marcaron época y quedaron para la historia como los mejores de todos los tiempos: fue la primera vez que los jugadores de la NBA pudieron competir y Michael Jordan, Magic Johnson, Larry Bird y Charles Barkley jugaron en el mismo equipo (el auténtico Dream Team), el mismo año que el mexicano Oscar de la Hoya ganó la Medalla de Oro en boxeo. A esta altura del paseo, Aczino dejó de escuchar el ruido de las hélices. Contemplando la ciudad desde el aire, se percató de que estaba justo donde había querido estar siempre: en unas olimpiadas del freestyle. “Todos estábamos metidos totalmente en la película”, recuerda. “Todos queríamos ganar.”

***

El que no estaba en ninguno de los dos helicópteros era Dtoke. Apenas 48 horas antes de salir de Buenos Aires para ser jurado, el último Campeón Internacional había recibido un mensaje de Red Bull: Mr. Junior, de República Dominicana, tuvo problemas con su visa, se abre una plaza, ¿te interesa defender el título? “Para mi, era: ‘¿Cómo me voy a perder una Internacional?’”, dice el argentino. “Yo venía sin competir, pero no le tenía miedo a ninguno.”

Cuando Sony, el campeón argentino de ese año, se enteró de que Dtoke había aceptado la propuesta de la organización, al principio se lo tomó mal. “Me molestó en un primer momento”, dice Sony. Desde cierto punto de vista, Argentina tenía el doble de posibilidades de llevar a casa el campeonato por tercera vez. Pero él no lo veía así. “Yo lo veía como: ‘Eh, loco, me estás quitando mi momento’”, sigue Sony. “Pero después dije: ‘Ya fue, que pase lo que pase’. Es como que, muy en el fondo, nosotros sabíamos que nos íbamos a enfrentar.”

Sony dice que en esa época no se hablaba mucho con Dtoke. De los que competían en 2014, con el que se hablaba era con Invert. Habían empezado a chatear desde hacía un tiempo y cuando después de catorce horas de vuelo cruzando el atlántico de las cuales sólo cinco habían sido tranquilas, “el resto había turbulencia o lloraba un bebé”, Sony entró al lobby del hotel, escuchó que una voz aguda le gritaba muy fuerte: “¡Gordíiiiito!”. Era Invert. 

Cuando Sony lo vió, sonrió y le respondió con otro grito, incomodando un poco al personal y llamando la atención de la gente que estaba esperando para hacer el check-in: “¡Gallegoooooo!”

Después del paseo en helicóptero, por la tarde los llevaron a conocer el Camp Nou, el estadio del Fútbol Club Barcelona, donde pisaron el campo de juego, vieron todos los Balones de Oro de Messi e incluso tocaron la Champions. “Eso nos puso en ambiente para la Final”, recuerda Aczino. Esa noche terminaron en un estudio improvisando junto a Jazz Magnetism, el grupo de jazz del legendario MC de Violadores del Verso, Kase O. 

Las cosas definitivamente habían cambiado. En 2014 ya no era como en los comienzos de Batalla de los Gallos, donde todo era una proyección, un sueño. “Ahora ya todos iban patrocinados”, dice Aczino, que en ese momento tenía sponsoreo de calzado. De repente había sponsors detrás de los competidores, un interés generalizado de los medios masivos, grandes despedidas en los aeropuertos. “Te entrevistaban a cada rato. A Carlitos, por ejemplo, lo habían ido a despedir 200 personas al aeropuerto”, recuerda. De hecho, Aczino había salido en la primera plana de todos los diarios de México, después de finalmente ganar una Final Nacional de BDLG en su país (en 2012 ganó en Colombia; México no tuvo torneo ese año). “Ya todos iban con su bandera, todos sabían lo que se iban a poner la noche de la batalla”, dice Aczino. “En el 2014, ya no era algo de aficionados.” 

***

Como si fueran piezas de ajedrez gigantes dispuestas en círculo, las macizas y blanquísimas columnas romanas de la Sala Oval del Museo Nacional de Arte de Cataluña, sobre la montaña de Montjuïc, en Barcelona, parecían no terminar nunca en su camino a una cúpula similar a la de la basílica de San Pedro, en el Vaticano, y de la catedral de San Pablo en Londres. 

El sábado 1 de noviembre de 2014, Mbaka volvía a ser el host de la Internacional por primera vez desde la invitacional de 2009. Después de presentar a los jueces y a los participantes, leyó las reglas del torneo y anunció una novedad: por primera vez habría una “ronda de emparejamiento” en la que los ganadores podrían elegir su lugar en la llave y, por primera vez también, el sorteo iba a ser en directo. “Para que vean que todo es transparente voy a hacer el sorteo aquí, delante de todos”, dijo con sus gafas cuadradas puestas, esa sonrisa llena de dientes y una remera negra Trophies. “No perdáis detalle.” 

Entonces fue hasta donde estaba DJ Verse y tomó un snapback negro que tenía adentro papelitos con los nombres de los ocho MCs y le pidió al jurado que sacara dos. Los nombres que salieron fueron los de Dtoke y Sony. Como Sony se impuso, eligió un número en la llave, del 1 al 8: “El 3”, dijo Sony. Después, en los papelitos salieron los nombres de Aczino y Carlitos; Aczino doblegó a Carlitos y eligió el 1. Después salieron Oze y Kaiser, y Kaiser eligió el 8, ubicándose en la otra punta del cuadrante que Aczino. Aczino estaba en el 1, Sony en el 3, Kaiser en el 8; quedaba todo el cuadrante del 5 y el 6 libre cuando Invert y BigKilla salieron a competir. Pero cuando Invert ganó, pasó algo que no estaba en los planes. 

“Elijo el 2”, dijo el español. 

Ese año, Invert y Aczino habían llegado a Barcelona como los favoritos. Invert venía de ganar la Nacional en Cádiz después de cuatro intentos, y tras conseguir el título, le había propuesto matrimonio en vivo a su novia de aquel momento. (Fue la primera vez que ocurrió algo así en BDLG, aunque finalmente la boda no se llevó a cabo.) Aczino, por su parte, venía de ganarle a Dominic en una final en el DF que había sido muy discutida. Pero como fuera, ambos eran los dos freestylers con más experiencia en este torneo. 

El mismo día en que se habían conocido en el aeropuerto, el 30 de octubre, los habían llevado a conocer el lugar donde iba a montarse el evento y Aczino e Invert se habían tomado una foto como dos luchadores antes de un combate, de perfil, los puños en alto, con las columnas del Salón Oval de fondo, y eso había herido susceptibilidades entre los mismos gallos, porque Aczino la había subido a las redes junto a esta frase: “La final está lista #Invert + #Aczino”. 

Era la batalla que todos esperaban, incluso ellos mismos, pero quedaba un poco mal decirlo. Igual ya no importaba: de forma espontánea, Invert acababa de pedir batallar con Aczino en primera ronda.

“Lo pensé en el mismo momento en el que Mbaka me preguntó: ‘¿Dónde quieres colocarte?’, asegura Invert ahora. Según él, no lo tenía planeado. “Lo lógico hubiera sido elegir el cuadrante que estaba libre”, insiste. “En ese momento, más que una estrategia, fue un poco el ego y el orgullo de decir: ‘Pues yo no voy a ponerme en una esquina, separándome. Me voy a por el mejor y el que más miedo me da’, que era Aczino. De hecho, en el video podés ver que me quedo callado, porque es algo que no tenía pensado.”

En ese momento, sentados en una grada  Sony, Kaiser y Dtoke pensaron básicamente lo mismo: 

“Pensé que el chabón tenía toda una estrategia totalmente planeada porque sabía que en primera ronda no lo iban a bajar”, dice Sony. 

“Yo pensé: ‘Invert sabe que Aczino es su rival más peligroso, y si lo deja avanzar, en semifinales ya no lo para’”, pensó Kaiser. 

“Me di cuenta claramente que tenía toda su estrategia bien plantada, que no lo iba a dejar crecer a Aczino”, dice Dtoke. “Fue una decisión arriesgada, pero fue lo mejor que pudo hacer.” Eligiendo el 2, Invert agarraba a Aczino frío y sin haber tenido oportunidad de interactuar con el público y ganárselo. Fue, podríamos decir, su jugada maestra. “Tuvo mucho huevo Invert y creo que eso sacó de eje a Mau también, porque no se esperaba tampoco que lo eligiera a él. Fue muy, muy inteligente Invert en su estrategia. Fue perfecto.” 

A Sony siempre le quedó la duda de si la decisión de Invert había sido parte de una estrategia más grande o una cosa del momento. “Siempre me quedó esa duda”, dice Sony. “Pero la hizo bien, en todo caso.”

Cuando escuchó que Invert elegía el cuadrante donde estaba él, Aczino pensó: “Ahuevo, voy a eliminar al local en primera”. 

Invert Vs. Aczino, Cuartos de final RBBDLG 2014

Invert vs. Aczino fue la primera batalla de la noche. Como si fuera todo parte de una profecía autocumplida, Aczino tomó el micrófono y se enfrentó a lo que le tocaba. “Yeah, lo digo con orgullo: siempre que tomo el micrófono lo fluyo”, anticipó vestido con la campera deportiva de México y su snapback negro de Batalla de los Gallos. “¿Sabés por qué gritan tu nombre? Gritan el tuyo/Porque pregunté a quien le iba a partir el culo.”  

Entonces Aczino comenzó a tejer una estructura compleja, encriptando en ella punchlines que golpeaban diferentes puntos vitales. Empezó con una buena referencia, la del Mundial de futbol que acababa de pasar: “¿Crees que jugar en casa te va a dar suerte? / Lo mismo decía Brasil y ya ves, ¡le metieron siete!” Luego lo castigó con un imitación: “Lo siento, el trofeo se va para el Distrito”, rimó, y usando el tono de voz agudo y gritón de Invert, y el léxico español, dijo doblándose y señalándolo: “¡Observad como ahora me follo al favorito!”

Sentado en el medio del sillón del jurado, lleno de adrenalina y emoción, yo estaba viendo cómo todo esto estaba pasando frente a mi. Me habían ofrecido ser jurado internacional cuando Dtoke aceptó defender su título, y para mi, después de haber sido jurado nacional en Argentina, de hacer scountings de freestylers en varias provincias de mi país y de cubrir muchas de las finales internacionales de BDLG como cronista de Rolling Stone, que me convocaran era una responsabilidad muy grande…  y un honor. En el jurado estaba MCKlopedia, a quien no veía desde la Final Internacional en México, en 2008; Rayden, el campeón español que vi coronarse en Colombia, en 2006; Ximbo, la rapera mexicana que fue juez en Puerto Rico 2005, y Seo 2, ex MC del legendario grupo Makiza y host de Batalla de los Gallos en Chile.

Aczino ya había visto qué herramientas usaba Invert para ganar, entonces intentó neutralizarlas. “Tu podrás tirarte, dar tu show”, le dijo, agitándose. “Pero ni cagando te vas a cargar mi flow.” La batalla se dirimía en términos de estilos (punchline vs. flow) pero rápido escaló en algo más. Aczino perdió un poco de tiempo hasta encontrar la forma de expresar lo que un poco creían todos los latinos y que, a propósito, Invert sospechaba que creían: que ya no era un rival digno de los freestylers de competición de este momento. “Como ya no vino el Piezas y tampoco vino el Chuty / Ya no quedaban raperos y mandaron a esta groupie”, dijo Aczino, antes de cerrar su primer minuto dejando claro que estaba improvisando, usando algo que había pasado justo antes de la batalla (a DJ Verse se le había desconectado el equipo) como punchline: “Me quedan cuatro, saben que lo mato / Por eso él mismo descompuso los platos”.

Invert, un ex B-Boy al que le habían hecho bullying en la escuela, tenía una búsqueda más simple aquella noche, otro planteo de competición: meter un punchline atrás de otro sin desperdiciar una sola barra. Salió a responder lo de los siete goles a Brasil con una referencia local (la serie Ana y los siete) pero también con mucha energía vital: “No puede joder contra el puto mito”, dijo señalándose él mismo. “Me corro en su cara, es ‘blanca-nieves’ y toma siete enanitos.” 

Después se desmarcó del favoritismo por su localía en una rima de baja efectividad: “Me la pela ser favorito, sólo pongo dos cojones”. En el encadenado de punchlines, los de este primer minuto de Invert fueron algo naif y sencillos en comparación al primer minuto de Aczino. Pero cerró con el motor ya caliente, devolviéndole la imitación (“Soy Aczino y grito: ‘La puta cocaína me sienta fatal’”) y corrigiéndolo con algo que lo puso arriba en la percepción general, al menos de los que estábamos ahí: “Ahora di que no soy de este país porque vengo del País Vasco”. Y siguió: “Hijo de puta retrasado, sabes de sobra que me tienes estudiado. Me la pela…” Se quedó callado un par de compases. “Dejo el micro y te follo el culo hasta en acapella.”

“La agresividad que demostré en el escenario era la desesperación que tenía por ganar”, dice Invert ahora. Con un gran delivery de rimas, Invert se ayudó de su lenguaje corporal de breaker para plasmar toda su agresividad como freestyler, y cerró el primer minuto con una referencia futbolera: la metáfora de hacer un gol con el cráneo de su contrincante.

 

Entonces salió a su segundo minuto con un argumento que se había olvidado en el minuto anterior: “Rap, vocabulario/Si yo hubiera estado en un cuadrante este maricón hubiera elegido justo el contrario”. Continuó con las rimas sexuales, que se convertirían en su sello de estilo para la batalla, y sacó una que se volvería en clásica: “Soy la puta dinamita/El es mexicano… ¡Tomate mi coronita!” Improvisó con algo de actualidad también (acababa de salir el video viral “Si ya saben cómo me pongo pa qué me invitan”), intentó humillar a su rival (“A mi no me la juega/¿Aczino? A mi no me llega ni a matasuegras”) y cerró su minuto otra vez con buen timing: “En serio, follada de verdad/Cuatro finales nacionales, estar siempre no es casualidad”. 

Para cuando terminó su segundo round, había usado concretamente la palabra “follar” más de diez veces, aunque las referencias sexuales habían sido muchas más. “¡Dale!”, le gritó Mbaka a Aczino. “Ponmela”, dijo Aczino. 

“Porque yo improviso y no ensayo, tomo el micrófono, apunto y nunca fallo”, comenzó Aczino, desplegando su arsenal en su segundo minuto. “Te dieron por lástima el título de los gallos: se cansaron de mirar como te humillan cada año.” La respuesta inmediata al último punchline de Invert le daba a Aczino un punto doble, y convertido en una bola de energía se dedicó a fluir. Ahí fue cuando, aunque un poco trabado, sacó otra imitación antológica: “Es el Invert/Invert-iste mal tu tiempo en esto/Porque cuando el Invert rapea siempre quiero hacerlo muy rápidamente, lamentablemente su boca nunca se pone de acuerdo con su mente”. 

Aczino se dio vuelta y miró a Invert. “Así se hace, hijo de puta”, le dijo en la cara. “En Cadiz a tu novia le pediste matrimonio/Después de esta derrota te va a mandar al demonio.” Invert le hizo señas de que se había escrito esa rima, porque era algo que había pasado hacía semanas ya, y Aczino intentó dejar claro que no, aunque repitió algunas palabras (estómago) y confundió otra (“sistógrafo”, que no existe, con “sismógrafo”): “No dice que me las escribo, me está pidiendo un autógrafo”. 

Finalmente, Aczino también cerró con una referencia futbolera: “Me siento como Alemania porque voy a hacer llorar al público”. 

La mayoría de los video-análisis que hay en la web sobre esta batalla coinciden en que Aczino ganó, en general 11 a 8 arriba de Invert en las tarjetas. Sin embargo ese día, lo que estaba haciendo Invert, aunque con muchas referencias locales (como Dtoke el año anterior) resultaba más claro y directo que el planteo de Aczino. No hubo réplica y, según el propio Invert, esta batalla quedó en la historia como “la más polémica en la historia de Red Bull”. La responsabilidad de lo que pasó, recayó en parte del jurado, porque el fallo fue dividido: Seo2 y Ximbo votaron a Aczino; Rayden, MCKlopledia y yo votamos a Invert. 

 

Sony Vs. Dtoke, Cuartos de final RBBDLG 2014

Después de que Invert sacó a Aczino, Sony sacó a Dtoke, ganándole por segunda vez en la misma noche al campeón defensor (“Ya te gané antes, que te gane ahora me parece que es un deja vú”) y eliminándolo en primera ronda. “Una vez que fuiste campeón, pocos son los que quieren que ganes”, dice Dtoke. Oze eliminó a Carlitos y Kaiser a BigKilla, aunque en un momento el chileno cometió el error de confundir Rafael con Radamel cuando mencionó a Falcao, a lo que el colombiano, rápido, le respondió diciendo: “Hoy voy a hacer que Chile toda la esperanza pierda/Es Radamel no Rafael, ¡ignorante de mierda!” Por un momento Kaiser creyó que estaba perdido, pero se recuperó y avanzó. 

El chileno había quedado en un cuadrante relativamente sencillo, con el colombiano y el panameño Oze. En cambio Invert cayó en una especie de grupo de la muerte después de elegir a Aczino, y le tocó ir contra Sony en semis y Kaiser en la final, un desgaste al que ningún buen estratega se hubiera sometido. 

Sony Vs. Invert, Semifnal RBBDLG 2014

Contra Sony, Invert apeló a un plan de distracción. “Sinceramente me desconcentré mucho”, recuerda Sony. ¿Qué fue lo que pasó? Después de ganarle a Dtoke, Sony le había pedido la bandera argentina que llevaba en el cuello, para seguir representándola, pero Dtoke le había dicho que prefería no dársela: más allá de ser la bandera del país de los dos, era la bandera con la que él había ganado la Internacional en 2013 y la sentía como un símbolo característico suyo, propio. Pero en vivo, cuando Invert se acercó a Dtoke y le pidió la bandera, y le insistió y le volvió a insistir para que se la diera, Dtoke se la pasó al español ahí, en vivo, y a Sony directamente se le puso la mente en blanco. “Me bloqueó”, dice Sony, un freestyler que famoso por ser implacable en la respuesta. “Pensaba: ‘No, me me va a ganar’, ‘me está ganando’, y ‘me ganó’.” Sony se ríe ahora. “Me desconcentré tanto que me olvidé de cómo se contesta.”

Invert estaba en su noche. “Ahí se notó la experiencia que tiene”, dice Sony, que quedó en tercer lugar (otra novedad del reglamento: por primera vez se definió tercer y cuarto puesto). “Yo por eso nunca voy a decir nada en contra del loco; la gente puede decir lo que quiera, pero Invert tiene años y años de competir. Y ahí se notó la diferencia de experiencia compitiendo.”   

“Contra Sony ya me vi fuerte”, dice el español, que después de ganarle a Aczino empezó a sentir que tenía la batalla en el bolsillo. Cuando llegó la final contra Kaiser, todo seguía estando planteado en los mismos términos que al principio del torneo: España vs. Latinoamérica. 

Kaiser le tiró con todo lo que tenía: que los españoles en Latinoamérica solían perder en primera ronda, que sus canciones eran las peores del rap español y que si ganaba iba a ser tongo como cuando Noult le ganó a MCKlopedia, en 2009. La noche anterior, sobre una instrumental de Jazz Magnetism, Invert y Kaiser se habían batallado, y de alguna manera Invert había podido medirlo. “Yo a Kaiser no lo tenía en cuenta hasta la noche anterior, que batallamos y me di cuenta que era buenísimo”, dice Invert. Kaiser le recordó lo que había pasado anoche. “¿Acaso no te acuerdas que yo te gané ayer?”, le preguntó primero, y luego dijo: “Yo tengo el rap y tengo el nivel, le gané ayer y el Invert no quería salir del hotel”.

Si no hubiera habido réplica, tal vez Kaiser sería hoy el campeón de Barcelona 2014, pero un corte en el sistema de audio mientras Invert rapeaba empujó otra vuelta, a pesar de la presión que nos metía Rayden al resto de los jurados para conseguir una definición en favor del local. En la réplica, en formato 4x4, finalmente Invert se puso arriba por un punchline o un punchline y medio. “Ey Yo! Cabrones! El premio se queda en España/Como que me llamo Endika Gutiérrez Sánchez Ocaña”, dijo antes de ganar el tercer cinturón para su país. Por streaming, 400.000 usuarios estaban mirando el evento. Invert terminó con una frase que hizo historia: “He de admitirlo: este es mi sueño y yo no he parado hasta cumplirlo”.

 

Invert Vs. Kaiser, Final RBBDLG 2014

El día después de la batalla, por la noche, fuimos con MCKlopedia al cumpleaños del DJ español Jota Mayúscula, pero MCKlopedia tenía mal la dirección y ambos andábamos sin celular, así que terminamos yendo a cenar solos. En algún momento, empezamos a hablar sobre la batalla entre Invert y Aczino. 

Yo estaba tranquilo, porque sin hablar entre nosotros había tenido el mismo criterio para elegir que MCKlopedia y Rayden, los únicos dos campeones en el jurado. Aparte había sido una decisión tajante: no hay réplica. Pero a esta hora en las redes sociales los jurados estábamos siendo juzgados, en especial MCKlopedia (de Rayden esperaban que votara al español y yo era el menos conocido y el que se había sumado a último momento). La organización de Red Bull había hecho todo para que las cosas fueran lo más transparentes posibles pero todo había terminado en un polémica de dos continentes. MCKlopedia se sentía terrible, en algún punto con culpa, no por haberle dado la batalla a Invert, sino por no haberle dado una réplica a Aczino. Después de todo, dijo en un momento, una vez él también había estado en la misma posición que Aczino, compitiendo en España siendo de latino y perdiendo por el voto del jurado a pesar de ser claramente el mejor. 

Todo esto le había revuelto los sentimientos a MCKlopedia y ahora le remordía la consciencia. “Deberíamos haber dado al menos una réplica, marico”, me dijo en el taxi, mientras volvíamos de cenar. Nos quedamos en silencio el resto del viaje, sin hablar de eso ni de nada más. Finalmente lo dejé en su hotel.

***

“Aczino y yo vamos a ser rivales siempre”, dice Invert. Ambos todavía tienen ideas distintas sobre quién ganó en Barcelona, una batalla que no ha tenido nunca una revancha formal. Hace unas semanas, al promediar el 2016, Aczino respondió en una entrevista “por si o por no” que “no” estaba de acuerdo con la decisión de los jueces en esa batalla contra Invert en 2014. En cambio Invert está convencido de que él ganó. “Gane yo”, dice el español. “No como contra Sony, que se vió más claramente que gané. Pero más justo, porque Mau no me contestó nada, no me contestó ninguna frase. Fue como: ‘Ey, tío, ¿te has colocado? ¿qué ha pasado, hermano?’ Yo le dije: ‘Tu contestando eres un animal y no me contestaste’.” 

Invert dice que, claro, Aczino había decidido atacarlo con estructuras y flow, aunque al final sentencia: “Pero en una batalla lo que vale es el punchline”. Quizá no ganó por goleada, dice, pero Invert cree que sin dudas ganó: “En ese sentido no tengo ningún remordimiento y tengo la conciencia tranquila”.

Casi un año después de enfrentarse en Barcelona, y a semanas de la Final Internacional Chile 2015 de BDLG, Invert visitó a Aczino en la casa de su familia, en Los Reyes, México. Por casi un año, ambos habían tenido que responder por la polémica de su batalla en Barcelona, mientras los fanboys de ambos se sacaban los ojos en las cajas de comentarios abonando las teorías conspiranoicas más alocadas: desde que había un “tongo” entre la organización y el jurado para que ganara el local, hasta que Aczino había perdido por no usar su clásico hoodie verde a cuadros (checkeado con el artista: estaba en la lavandería). Hasta que unas semanas más tarde Arkano diera su gran batacazo en Chile, durante la Final Internacional 2015, parecía que el mundo del freestyle en habla hispana se había partido en dos, polarizándose al extremo entre los que decían que Aczino debería haber ganado y los que creían que Invert era un merecido y justo campeón de Batalla de los Gallos. 

En un buen gesto, para demostrar que la rivalidad era algo que podían dejar arriba del escenario, Invert y Aczino comieron una BBQ en Los Reyes y se filmaron riéndose porque estaban tomando Corona. “Perdóname, pero lo tengo que decir: ‘¡Tomaté mi coronita!’”, le dice Invert a Aczino en el video que él mismo subió a YouTube titulado medio en broma-medio en serio “Mi relación con Aczino”. 

Durante el asado, Invert prende de nuevo la cámara para que Estela, la abuela de Aczino, repita lo que le acaba de contar: que estaban reunidos justo acá cuando fue la final de 2014, lo estaban mirando por la tele cuando lo eliminó a Aczino. “Y yo dije: ‘Ay, como es posible que ese condenado le haya ganado a mi Mau’”, dice la abuela, riéndose con todos los demás parientes de Aczino alrededor. Y se escucha la voz de la madre de Aczino, Leticia, que la corrige: “No dijiste ‘condenado’, ¡dijiste ‘maricón’!”

Últimas noticias
Estate siempre al tanto de todo lo que sucede
Ver todas
Si te ha gustado este contenido,
ahora puedes disfrutar de muchos más
Regístrate
Utilizamos cookies para que tu experiencia tenga mucho flow. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas su uso. Para más información haz clic aquí